Inicio > El Colegio > El colegio durante el s.XIX
El colegio durante el siglo XIX

La persecución de los ilustrados, emprendida por Godoy, es una muestra del estado de decadencia en el que entra la monarquía española a finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX. Este clima de corrupción gubernamental se reproduce en todas las instituciones, por lo que no es de extrañar que la apropiación, por parte municipal, de los fondos del Colegio, le conduzca a una crisis económica que se intentará paliar mediante la celebración de una corrida de beneficencia, bajo la protección de S.M. Carlos IV, en 1803, pronunciando estas palabras:

"Para que se inviertan en el socorro y alivio de los pobres niños huérfanos, título los Doctrinos, bajo la advocación de San Ildefonso…"

La invasión francesa desembocó en el corto reinado de José Bonaparte, que introdujo reformas trascendentales en las instituciones de acogida a menores, sirva como ejemplo: las nuevas Ordenanzas y el "Plan de Mejora del Colegio de los Niños Doctrinos de San Ildefonso". No obstante, la ocupación desencadenó la guerra de la Independencia, responsable del hambre y la anarquía en nuestras ciudades. Este ambiente bélico y la falta consecuente de recursos económicos, obligó al completo desalojo del Colegio entre los años 1808 y 1814.

El espíritu liberal de la Constitución Española de 1812, incorporó las nuevas ideas de la Revolución Francesa, que responsabilizaban al Estado de la corrección de las desigualdades de origen entre ciudadanos ricos y pobres (Russeau), para crear un marco social de libertad, igualdad y fraternidad que se vería plasmado en la universalización, gratuidad y obligatoriedad de la Educación Primaria.

Sin embargo, la Restauración frenó las reformas necesarias y la organización de otra corrida de beneficencia, a favor de los colegiales de San Ildefonso, -esta vez bajo la protección del moribundo rey Fernando VII en 1833-, muestra el estancamiento institucional y económico del Ayuntamiento de Madrid. A pesar de todas estas dificultades, -desamortizaciones, guerras carlistas…-, el Colegio de San Ildefonso consolida su reputación a mediados del siglo XIX, como institución educativa y de protección señera. Baste decir que en 1859, se inaugura en sus instalaciones uno de los primeros gimnasios de Madrid.

Pero a finales del siglo XIX, el viejo caserón de la calle Tabernillas se encuentra en estado ruinoso, su restauración en 1789, no satisface las necesidades de la Institución, por lo que el Consistorio decide la compra de un nuevo edificio. El Ayuntamiento escoge por varias razones el que había sido antiguo palacio de los Lujanes, a finales del siglo XVII y que estaba situado en la histórica plaza de la Paja. El Colegio de San Ildefonso inauguró sus nuevas y flamantes instalaciones, después de una reforma integral, en el año 1884, acto que fue presidido por SS.MM. los reyes de España don Alfonso XII y doña María Cristina. Ésta será la nueva y emblemática residencia de los colegiales ildefonsinos hasta nuestros días.

Retrato de la familia de Carlos IV que protegió a la Institución ildefonsina [ Museo del Prado, Madrid ].

 

Corrida de la Beneficencia en favor de los Niños Doctrinos de San Ildefonso [ Archivo de la Villa, Madrid ].

  Enviar a un amigo        Imprimir

arsys.es Naranjus